Feeds:
Entradas
Comentarios

Archive for 21/09/14

1

Llegamos a una de las ciudades más dinámicas, cosmopolitas e intensas de Norteamérica: Toronto, una ciudad de más de 8 millones de habitantes procedentes de cerca de cien etnias diferentes. Es el centro financiero y comercial del Canadá y, a mi entender, una ciudad con muchas similitudes a cualquier urbe de los EEUU.

Una curiosidad: la ciudad está dividida por la calle Younge, que está inscrita en el Guinness de los Records por ser la calle más larga del mundo. Mide 1.986 kilómetros (evidentemente no toda en Toronto, jeje) y alcanza desde la orilla septentrional del lago Ontario hasta la frontera entre los estados de Ontario y Minnesota.

Echamos un vistazo a Queens Park, donde se encuentra el parlamento de Ontario.

2

Allí tienes la estatua de la reina de Inglaterra que, como sabes, es la jefe de estado del Canadá. Luego, salto a la universidad, construida en 1827 y que tiene un toque eminentemente británico. Si te fijas en la foto, el edificio te sonará. Fue uno de los que se utilizaron para rodar Harry Potter.

3

Toronto comparte en la actualidad dos edificios-ayuntamiento. El viejo, muy en el estilo que ya has visto en el caso del Parlamento, en piedra arenisca y estilo clásico. El moderno no te deja indiferente. O te gusta o te parece horrible. Dos torres semicirculares, una especie de olla..

5

Cuando se construyó, allá por la década de los 60, el edificio diseñado por un arquitecto finlandés levantó protestas de muchos vecinos de Toronto, que lo veían demasiado moderno. Aún hoy, 50 años después, tiene ese toque de arquitectura de futuro, al margen de si te gusta o no.

Si hay un edificio emblemático de Toronto ese es la Torre CN, que durante años ostentó el título de la más altas de cuantas torres de comunicaciones hay en el mundo. Tiene 553 metros de altura y desde lo alto, la vista sobre Toronto es impresionante. Además, hay un suelo acristalado, no apto para quienes padecen de vértigo, al que te puedes asomar para comprobar la altura de la torre.

4

6

7
8

Vaya impresión, eh. No todo el mundo se atreve a pisar el cristal.. En lo alto de la torre hay un restaurante que da una vuelta de 360 grados cada 70 minutos. No creo que te atrevas a subir andando, porque deberías hacer frente a 1.776 escalones, por lo que te recomiendo los ascensores que van a toda velocidad y alcanzan la altura correspondiente en menos de un minuto, dejándote los oídos taponados.

En el entorno de la torre, la vida fluye..hay un museo del ferrocarril, una gran área comercial (Eaton Centre) y un estadio, el Rogers Centre, que tiene una cubierta corrediza y en el que juegan los Blue Jays de béisbol y los Toronto Argonauts, de la liga de futbol canadiense. En un hotel cercano, te puedes asomar a la cristalera que tiene su cafetería para ver el estadio.

13

Y luego, como en cualquier otra gran urbe, pasear y pasear. Descubrir parques, edificios, iglesias, monumentos, rincones que te llaman la atención. Llegar hasta Queen Street y sentirte en el cogollito, como si de Times Square se tratase..en cualquier calle que recorras, seguro que encuentras algo que te llama la atención.

12

14

11

10

9

Nuestra siguiente y última etapa nos llevará a Niágara.

Anuncios

Read Full Post »