Feeds:
Entradas
Comentarios

Archive for the ‘Diario de…cartón’ Category

2

Nuestra última etapa del viaje es en Niágara. No hace falta decir mucho, quien más quien menos conoce que en el lugar están las famosas cataratas que marcan la frontera entre EEUU y Canadá. Están divididas en tres partes. En el lado americano están dos de ellas y en el canadiense se encuentra la más grande y espectacular, con una caída de cerca de 60 metros. El ruido del agua en las cataratas se oye a varios kilómetros. Uno de los atractivos, yo lo disfruté a tope, es el viaje en el barco Maid of the Mist, que se adentra en la catarata canadiense.

1

4

Esta es la catarata americana. Es menor que la canadiense, aunque a diario miles de personas se acercan a visitarlas. Esa pequeña catarata es el llamado “velo de novia”. Hay que tener en cuenta que antes la erosión era importante y que desde que se construyeron centrales hidroeléctricas esta erosión ha disminuido, ya que por la noche un sistema de esclusas desvía buena parte del agua a dichas centrales.

Seguimos viaje en el barco, debidamente ataviados con el chubasquero..una sensación de libertad cuando te acercas a la catarata canadiense comienza a adueñarse de ti. Ya no hay cámaras, ni móviles que valgan..el agua te domina. Una gozada.

3

5

6

7

Cada año cerca de 16 millones de visitantes se acercan a Niágara, donde también un puente, el Rainbow Bridge, une los dos países. Impresiona también ver el agua que se acerca a la catarata. Algún que otro suicidio se ha producido ahí y muy pocos son los que han sobrevivido.

8

Cuando uno se acerca a Niágara se imagina que estará debidamente explotado con hoteles, restaurantes y demás..pero me sorprendió el pequeño disneylandia que te encuentras, con todo tipo de atracciones, estridentes y demás.

9

Nuestra última parada es en el pequeño, coqueto y rico pueblo de Niagara on the Lake. Merece la pena pasear, tomarse un helado o un pastelito en sus calles.

10

Bueno, se ha acabado el viaje. Ha sido intenso y lo he disfrutado. Si he conseguido transmitirte un poco de la emoción vivida, me doy por satisfecho.

Anuncios

Read Full Post »

1

Llegamos a una de las ciudades más dinámicas, cosmopolitas e intensas de Norteamérica: Toronto, una ciudad de más de 8 millones de habitantes procedentes de cerca de cien etnias diferentes. Es el centro financiero y comercial del Canadá y, a mi entender, una ciudad con muchas similitudes a cualquier urbe de los EEUU.

Una curiosidad: la ciudad está dividida por la calle Younge, que está inscrita en el Guinness de los Records por ser la calle más larga del mundo. Mide 1.986 kilómetros (evidentemente no toda en Toronto, jeje) y alcanza desde la orilla septentrional del lago Ontario hasta la frontera entre los estados de Ontario y Minnesota.

Echamos un vistazo a Queens Park, donde se encuentra el parlamento de Ontario.

2

Allí tienes la estatua de la reina de Inglaterra que, como sabes, es la jefe de estado del Canadá. Luego, salto a la universidad, construida en 1827 y que tiene un toque eminentemente británico. Si te fijas en la foto, el edificio te sonará. Fue uno de los que se utilizaron para rodar Harry Potter.

3

Toronto comparte en la actualidad dos edificios-ayuntamiento. El viejo, muy en el estilo que ya has visto en el caso del Parlamento, en piedra arenisca y estilo clásico. El moderno no te deja indiferente. O te gusta o te parece horrible. Dos torres semicirculares, una especie de olla..

5

Cuando se construyó, allá por la década de los 60, el edificio diseñado por un arquitecto finlandés levantó protestas de muchos vecinos de Toronto, que lo veían demasiado moderno. Aún hoy, 50 años después, tiene ese toque de arquitectura de futuro, al margen de si te gusta o no.

Si hay un edificio emblemático de Toronto ese es la Torre CN, que durante años ostentó el título de la más altas de cuantas torres de comunicaciones hay en el mundo. Tiene 553 metros de altura y desde lo alto, la vista sobre Toronto es impresionante. Además, hay un suelo acristalado, no apto para quienes padecen de vértigo, al que te puedes asomar para comprobar la altura de la torre.

4

6

7
8

Vaya impresión, eh. No todo el mundo se atreve a pisar el cristal.. En lo alto de la torre hay un restaurante que da una vuelta de 360 grados cada 70 minutos. No creo que te atrevas a subir andando, porque deberías hacer frente a 1.776 escalones, por lo que te recomiendo los ascensores que van a toda velocidad y alcanzan la altura correspondiente en menos de un minuto, dejándote los oídos taponados.

En el entorno de la torre, la vida fluye..hay un museo del ferrocarril, una gran área comercial (Eaton Centre) y un estadio, el Rogers Centre, que tiene una cubierta corrediza y en el que juegan los Blue Jays de béisbol y los Toronto Argonauts, de la liga de futbol canadiense. En un hotel cercano, te puedes asomar a la cristalera que tiene su cafetería para ver el estadio.

13

Y luego, como en cualquier otra gran urbe, pasear y pasear. Descubrir parques, edificios, iglesias, monumentos, rincones que te llaman la atención. Llegar hasta Queen Street y sentirte en el cogollito, como si de Times Square se tratase..en cualquier calle que recorras, seguro que encuentras algo que te llama la atención.

12

14

11

10

9

Nuestra siguiente y última etapa nos llevará a Niágara.

Read Full Post »

1

Estamos en la recta final del viaje que estoy compartiendo contigo. Espero haber sabido transmitir las sensaciones vividas en el viaje.

Antes de llegar a Toronto y a Niágara, un pequeño descanso. Por cierto, apetecen esas frambuesas, arándanos, fresas.. en un país lleno de bosques y naturaleza, es lógico encontrar en abundancia este tipo de frutos del bosque, Y sí, picamos y comimos un cesto de esos.

Pero vamos al paseo. El río San Lorenzo, que es enorme y por el que pasan cargueros de todo tipo, tiene en un rincón lo que se llama Thousand Islands. Osea, mil islas. Es un enclave en el San Lorenzo lleno de pequeños islotes, contabilizándose del orden de 1.800 islotes. Muchos de ellos han sido comprados, desde luego no por gente humilde, para construir villas, caserones y grandes mansiones. Te dan un paseíto en barco por la zona, supongo que para ponerte los dientes largos..aunque no sé si viviría allí.

2

4

3

En uno de los islotes, que dicen tiene forma así como de corazón, hay una historia curiosa. Dicen que un millonario, el propietario hotelero Boldt, compró la isla y empezó a construir en ella un castillo dedicado a su mujer. En 1904 su mujer falleció y el millonario, triste, abandonó su idea y no volvió al islote. Ooooh.. Este es el islote.

5

Un poco hortera, no? Bueno, cuestión de gustos.

6

Hay una cosa curiosa en ese entorno de las Mil Islas. Dicen que allí está el puente internacional más pequeño del mundo..porque todos estos islotes son compartidos entre Canadá y EEUU, como habrás visto en alguna mansión que luce la bandera americana. Este es el puente

7

Y antes de dejarte hasta el próximo capítulo, mira estas imágenes. Llama la atención el poderío que hay en materia de coches, motos (motazas..), caravanas que parecen hoteles de cinco estrellas y esos pedazo de camiones americanos que me encantan.

8

9

10

Chulos eh? Bueno, hasta la próxima etapa

Read Full Post »

8

Llegamos a Ottawa, la capital del Canadá. Una mezcla de cultura y tradiciones inglesas y francesas para una ciudad, bañada por los ríos Ottawa y Rideau, y a la que se acercan anualmente más de 7 millones de visitantes. Este año, servidor.

1

Destaca en el sky line de la ciudad el edificio del Parlamento, en un estilo neogótico que recuerda a Westminster de Londres. Destaca la torre de la Paz, de 92 metros de altura y 53 campanas de bronce. Un bello enclave con otros edificios guapos, como la sede de los comunes o una biblioteca circular.

5

Durante el verano, dentro de ese ambiente british que tiene Ottawa, todos los días se realiza el cambio de guardia. Podía mentirte, pero las imágenes dejan muy claro a qué se parece..no?

9

11

Estuvimos disfrutando del cambio de guardia, hasta que nos cansamos, que tanta ceremonia.. En ese mismo enclave, la sede del parlamento, este año se ha proyectado un mapping, una proyección interactiva sobre la fachada que recorría la historia del Canadá. Lo vimos y, ciertamente, merecía la pena. Buen montaje.

10

Paseando por la ciudad, te das cuenta de su importancia en Canadá. No en vano, allí está el célebre museo de las civilizaciones o la Galería Nacional, uno de los mejores museos de arte del país. También la basílica de Notre Dame, la corte suprema, el barrio de las embajadas.. En el cogollito, en el centro, se encuentran las esclusas que salvan el desnivel entre los dos ríos. Es el canal Rideau, por el que pasan diariamente numerosas embarcaciones.

7

Como Canadá es el país que creó los cascos azules de la ONU y por ello es el primero en acudir a aquellas zonas en las que la presencia de esta unidad es reclamada, la memoria a quienes fallecieron en las guerras está presente en sus calles. Es el caso del National War Memorial, donde cada 11 de noviembre se honra a los canadienses fallecidos en los conflictos bélicos.

6

También en la zona, el château Fairmont, hoy convertido en hotel, como ocurría en Quebec.

4

En Ottawa está la residencia del Gobernador General. Viene a ser la figura del representante de la casa real británica, si bien es hoy un título más protocolario, ya que la soberanía del país recae en el Parlamento nacional. En su residencia, en ocasiones, se han alojado dignatarios internacionales, y en sus jardines hay numerosas especies arbóreas plantadas por presidentes y jefes de estado que han visitado Canadá.

2

3

Ya ves que el toque británico domina el ambiente de Ottawa. Un último vistazo..una fiesta callejera, que de vez en cuando se echa en falta entre tanto monumento. En el calendario hay muchas fiestas pero, al parecer, en las grandes ciudades no debe ser inhabitual que la fiesta vaya por calles. En esta ocasión, en esta, que ya ni recuerdo cómo se llamaba…jeje.

12

Read Full Post »

2

El jarabe de arce es un líquido dulzón que desde hace mucho tiempo se extrae el arcel, cuya hoja es símbolo de Canadá, ya que aparece en su bandera. Lo produce el árbol para protegerse de los cambios de temperatura. Dependiendo de la cocción, el sirope es más o menos denso.

En el viaje, visitamos una cabaña típica, Chez Dany, donde comimos productos típicos, disfrutamos con su música -especialmente las cucharas castañuelas..- y probamos el sirope de arce. Prueba superada. En la cabaña, repleta de mensajes de los turistas, una postal de Euskadi

1

Continuamos periplo y llegamos a Mont Tremblant, que hoy es una de las mejores y más conocidas estaciones de esquí del Canadá. No había nieve, era agosto, pero subir en los telesillas a lo alto de la montaña dejaba a la vista una impresionante panorámica del valle, con el lago, las montañas..y la pequeña población con sus hoteles y servicios, muy animados pese a la temporada.

5

4

3

La última parada de esta etapa es en el Parque Omega, uno de los numerosos parques nacionales que tiene Canadá. Bonito por sus bosques y paisaje y poder compartir zanahorias con los wapitis, los lobos, bisontes, jabalíes, mapaches y, cómo no, los osos.

6

7

8

10

9

Qué gozada es disfrutar de la naturaleza! te espero en la siguiente etapa..

Read Full Post »

2

Continuamos viaje por Canadá, el país del agua por excelencia: enormes ríos y lagos, cataratas, océanos..tienen para dar y tomar.

Tras disfrutar de la ciudad de Quebec nos dirigimos a ver ballenas. En el camino una parada para admirar una impresionante catarata: Montmorency, la principal catarata de la provincia de Quebec y más alta que las del Niagara. 83 metros de caída a la que te puedes ir acercando..eso sí, te mojas lo que no está escrito, pero es una gozada el paisaje y todo el entorno.

1

Nos acercamos a Tadoussac, un pequeño enclave pesquero que vive ahora, y nada mal, del avistamiento de ballenas. Allí acuden las ballenas a comer krill, su base alimenticia. No las ves saltando como locas, ya que eso se produce en otra zona en el momento del cortejo del macho a la hembra, pero sí las ves salir a respirar, resoplando en la superficie. Barcos, zodiacs..todo un negocio, pero bien cuidado y muy respetuoso con el entorno. Tuve la oportunidad de sacar unas fotos chulas y cerca a las ballenas.

3

4

5

Una gozada el crucero para ver estas ballenas, que están en la zona de mayo a diciembre. No me extraña, todo se hiela y el frío alcanza los 40 bajo cero. En este estuario también se ven rorcuales y belugas, pero nosotros no vimos ni una. Luego, el crucero te da un paseíto por el fiordo, con una belleza guapa, guapa.

6

Al regresar a puerto, tiempo para callejear, ver la iglesia más antigua del Canadá (1747) y un coqueto hotel de estilo colonial. No pasamos noche, pero no por falta de ganas..

7

Y la última parada de la etapa en la basílica Saint Anne de Beaupré, dedicada a la madre de la Virgen, patrona de Quebec. Aunque hay restos del antiguo templo, lo cierto es que la actual basílica es del siglo pasado, ya que fue construida en 1920. Se nota en su decoración, los montacargas que dan acceso a las personas con problemas de movilidad..pero bueno, tiene su aquel. Cada año, millón y medio de personas se dan cita en el templo y pudimos ver los restos de la peregrinación (26 de julio es Santa Ana) con unas caravanas de auténtico lujo. Llama la atención las dos columnas de entrada a la nave central llenas de muletas dejadas allí por los fieles. Ya sabes, fe es creer lo que no vimos..

8

9

10

Te espero en la siguiente etapa.

Read Full Post »

quebec2

Seguimos ruta por Canadá y alcanzamos la ciudad de Quebec, la más francófona del país y un bellezón que provocó que en 1985 la ONU la declarase Patrimonio de la Humanidad. No es para menos, su parte histórica es una auténtica joya que merece la pena recorrer.

quebec4

Este edificio es el parlamento de la provincia y en el destacan 22 figuras en bronce de personajes que han tenido que ver en la historia de Quebec. Ni que decir tiene que el tema de la planteada independencia de Quebec preside buena parte de la vida local. Por cierto, Quebec en idioma indígena es “donde el río se estrecha”. El río es el San Lorenzo y pese a todo, tiene buen caudal a su paso por la ciudad.

quebec12

Lo más emblemático de Quebec es ese castillo que vienes viendo y que es una referencia en la ciudad. Pese a lo que pueda parecer no tiene mucha historia ya que su construcción es más bien reciente. Aunque parezca un castillo, y de hecho se llama Château Frontenac, es un lujoso hotel con 600 habitaciones, ni más ni menos. Eso sí, es chulo y se ve de casi todos los puntos de la ciudad.

quebec5

quebec9

quebec10

Merece la pena deambular por un paseo que se ha construido junto al Château y con vistas al río San Lorenzo, con suelo de madera, pequeños kioskos de música…y un acceso a la Ciudadela, donde se libraron diversas batallas desde el siglo XVIII. A día de hoy sigue utilizándose como cuartel, si bien es un gran parque para el paseo y disfrute de los ciudadanos.

Pero el casco antiguo, callejear por sus diferentes espacios es todo un placer. Una calle peatonal por aquí, una plaza por allí, la basílica Nôtre Dame de Quebec (por cierto, Juan Pablo II les visitó y regaló una puerta de acceso) una serie de terrazas..da gusto, la verdad.

quebec7

quebec8

quebec3

quebec1

En este casco histórico, que se recorre fácilmente, puedes acercarte a las murallas de la ciudad, a la Place Royale que permanece casi igual que en el siglo XVIII, recorrer la Rue du Petit Champlain llena de comercios con todo tipo de productos artesanos, moda, restaurantes. Una de las cenas del viaje la hicimos en uno de los restaurantes de la zona, a los pies del hotel que estaba iluminado volviendo a dominar la ciudad también de noche.

quebec14

quebec13

quebec6

Como ves, muchos lugares, muchos txokos con los que disfrutar en Quebec. Te dejo con esta pared de un edificio de la Parte Vieja en la que, como en otros lugares del mundo, se tapan con pinturas que quedan muy guapas.

quebec11

Read Full Post »

Older Posts »